Función de los acumuladores de agua caliente sanitaria

Función de los acumuladores de agua caliente sanitaria

La función de los acumuladores de agua es almacenar el agua para gestionarla de forma eficiente. Para las calderas de biomasa es imprescindible tener un depósito para mantener el agua caliente, debido a que el arranque de una caldera puede ser de 15 a 20 minutos es necesario que la  caldera trabaje solamente cuando nuestro depósito lo requiera.

Para que la caldera funcione correctamente se necesita de un circuito hidráulico que se adecúe a la instalación, de allí surge la importancia de tener un acumulador de agua de acuerdo a la potencia de nuestra caldera.

La importancia de tener en cuenta los acumuladores de agua /   Acumulador de agua barcelona

En general todas las calderas de biomasa necesitan de acumuladores de agua que son los que van a suministrar el agua caliente sanitaria. Al escoger el depósito es importante tomar en cuenta las dimensiones correctas, debido a que si elegimos un depósito pequeño  podría provocar un arranque demasiado frecuente  en nuestra caldera y no sería conveniente, por razones de consumo y para mantener la vida útil de la caldera.

Para la utilización de los acumuladores de agua, se recomienda un mínimo de 15 a 20 litros por Kw de potencia de la caldera, ya que las calderas de biomasa no son calentadores instantáneos, por lo cual es importante la capacidad.

Frecuentemente el tamaño de los depósitos es el tema de discusión, cuando pensamos en el volumen ¿por qué   nos basamos para elegir  de 20 o de 30? esto depende de varios aspectos. Cuando sabemos que el consumo será estable con variaciones lentas podríamos inclinarnos por los de 20 litros, pero sí por el contrario se prevén variaciones fuertes en el consumo habrá una tendencia a escoger el de 30 litros.

En relación a lo anterior, algunas calderas por su funcionamiento o bien sea por su diseño pueden requerir volúmenes hasta de 100 litros por Kw o quizás menos de 20 litros.

Asimismo es de vital importancia seguir los consejos del fabricante que es quien conoce las necesidades del equipo. Si optamos por instalar los acumuladores de agua demasiado grandes en una caldera, tardará más en dar servicio, pero no representa mayor problema. En cambio por el contrario colocar uno pequeño, puede ocasionar un gran problema, por sobrecalentamientos frecuentes, más sin embargo,  aunque no salte el termostato la caldera es obligada a arrancar en peores condiciones. Teniendo como consecuencia un aumento del consumo estacional y de suciedad en el intercambiador y quemador, que podría ser algo significativo.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*