El internet de las cosas

El internet de las cosas

Yo estoy convencido de que ya has oído este término antes. Puede que te hayas propuesto averiguar tú solo (sin ayuda del tito Google) de lo que se trata; y puede que incluso lo hayas conseguido. Nuestro propósito es hacerte llegar de qué trata eso de ‘El Internet de las Cosas’ (The Internet of Things, v.o.) que seguro, puede ser interesante en el futuro según el marketing digital y un consultor seo.
Cuando nuestra generación escucha la palabra ‘Internet’ siempre la asocia a ‘comunicación’, ‘intercambio de datos’. Y, en un breve período de 15 años, hemos pasado de tener internet en un PC de 10 Kg, en un portátil de 2 Kg, en una tablet de apenas 200g y en el móvil. Entonces, ¿qué vendría después? ¿Qué es lo siguiente? Pues que el gadget que se conecte a Internet no sea un dispositivo tecnológico… sino un objeto cualquiera. ¡Pero si James Bond ya los usaba hace 40 años!
Lo primero que se nos puede venir a la cabeza es ‘agregarle la posibilidad de conectarse a Internet a alguna cosa’. Os ponemos algún ejemplo:

“Has llegado a la estación como cada mañana y descubres que el tren tiene retraso de 15 min. ¿Nunca has pensado ‘Podía haber estado 15 minutos más en la cama’?”.
Pues es algo tan sencillo como añadir a tu despertador la posibilidad de obtener información de los retrasos  de un tren, del tiempo meteorológico, etc. Pero en vez de tenerlos en tu móvil, lo aplicas en dispositivos de toda índole, como un reloj despertador. El principio básico del ‘Internet de las cosas’ sugiere que en lugar de tener pocos dispositivos potentes (PC, Tablet, SmartPhone, etc) tengas muchos dispositivos menos potentes integrados en cada objeto.
Una aplicación, con mucho desarrollo en España por cierto, es la domótica. Se trata que los objetos contengan un microchip capaz de ser ‘programado’ para recibir información y tomar decisiones o realizar acciones. Cuando el precio de un microchip es similar al de una chocolatina, es algo relativamente sencillo. Ya hay quién los llama ‘Objetos Encantados’.
Poniéndonos un poco técnicos, para realizar un dispositivo capaz de conectar a Internet, necesitaríamos:

El dispositivo físico: hay sobre todo un par de plataformas para desarrollar software y hardware: Arduino y Raspberry Pi.

La programación del dispositivo: requiere la existencia de una API, un conjunto de funciones desarrolladas para recibir información a partir de una petición.
Son necesarios altos conocimientos técnicos para el desarrollo de un dispositivo conectado a Internet. Luego, no obstante, le tocará el turno al Departamento de Marketing y a evaluar la viabilidad de ese dispositivo.
¿Os imagináis lo estupendo que sería que todos los objetos tuviesen un microchip? Como primera consecuencia, ¡se acabarían los robos!
No perdáis de vista estos conocimientos, que algún día de estos vuestra maceta os mandará un Wassup.

seowebconsultora consultor seo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*