tienda online de recambios y repuestos para coche

Pocos errores tan fácilmente evitables existen como pensar que contamos con seguridad sobrada para conducir rápido sobre agua. Es verdad, disponemos de inmejorables sistemas de seguridad que nos hacen la vida fácil. Tenemos neumáticos impresionantes, que cogen duro en condiciones muy poco fiables (los neumáticos de invierno son una maravilla), pero hay muchos límites, y sobre todo, una realidad muy lejos del terreno ideal:
Nuestro límite como conductores: no somos pilotos de élite, no tenemos los reflejos, la sangre fría, ni la atención necesaria para evitar cualquier imprevisto. Siempre puede haber algo que nos sorprenda, por ejemplo hojas sobre la carretera, hojas mojadas que neutralizan cualquier vestigio de agarre que podamos experimentar.

Podemos tener la vista perfecta, pero lo más común es que no sea así, que tengamos miopía, hipermetropía, astigmatismo … o vista cansada. Sea como sea, la visibilidad en otoño no es la mejor, y menos en estas horas de amanecer y atardecer, y menos aún cuando llueve. Por eso necesitamos un extra de prudencia, más espacio con otros coches, y mantener los cristales limpios, muy limpios.

Simplificando podemos decir que sobre agua se multiplica por dos la distancia de frenado. No es así, estrictamente, pero nos hacemos a la idea de que podemos perder tiempo de reacción para la mala visibilidad, y que los neumáticos tardan más en detener el coche en cuanto a seco. Esto es así con los neumáticos nuevos, y un poco más cuanto más gastados estén. Consejo: adora a tus neumáticos y cámbialos cuando toca, o un poco antes.
Para no ser tan negativos, llega el otoño con sus temperaturas suaves y sus atardeceres de postal, así que toca salir y disfrutar, de la conducción y de nuestros coches con alguna ruta espectacular, ¿verdad?

tienda online de recambios y repuestos para coche

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*