calderas

Descripción básica de las calderas y sus tipos de funcionamiento

Las calderas pueden ser definidas como una máquina caliente que tiene como función principal aprovechar al máximo una determinada fuente de calor para que luego su energía pueda ser transferida totalmente a un fluido. Además, una caldera está diseñada para producir la mayor cantidad de vapor de agua posible, de tal manera que pueda alcanzar una alta presión y temperatura.

En cuanto a los tipos de calderas, se puede decir que las hay desde las instalaciones más pequeñas hasta las más grandes, es decir, cuando hablamos de las pequeñas estamos haciendo referencia a aquellas que son locales como por ejemplo: las calderas que se encargan de producir suficiente vapor para la cocción de alimentos, las que trabajan los diversos tratamientos sépticos de las industrias, las otras que producen solo vapor de baja temperatura y presión, hasta las más grandes instalaciones industriales que son utilizadas para la alimentación de las turbinas que generan electricidad.

Por otro lado, es importante destacar que la caldera de vapor más importante, por su alto rendimiento y funcionamiento, es  la denominada “olla a presión”, esas que solemos utilizar en nuestros hogares para ablandar las caraotas u otro alimento.

¿Qué son las calderas y cómo funcionan?calderas barcelona

La descripción de las calderas es muy básica, ya que presentan características simples como sus diversos tamaños, entre otras. Por lo general, una caldera se identifica por ser un recipiente totalmente cerrado, lleno con abundante agua que luego se le aplicará el calor  que proviene de una fuente como algún combustible, electricidad o los rayos solares que han estado concentrados, con el único fin de que  hiervan y produzcan vapores.

Ahora bien, seguro te preguntarás ¿dónde se  concentran estos vapores?, pues ellos permanecen en la parte superior de dicho recipiente cuando está vacío, a esto se le conoce como domo, ya que se extrae a través de las vías de conductos para luego ser utilizados en el proceso de cuestión.

Por último, su funcionamiento es muy concreto, ya que el vapor del agua se va canalizando, de tal manera que llega a un punto en el puede ser usado para poner a funcionar un determinado equipo de producción para proporcionar gran cantidad de calor, vapor limpio, entre otras funciones. De la misma manera, la energía que cede el vapor es apta para convertirse nuevamente en agua. En el momento en que el 100% del vapor que ha sido producido es devuelto para ser usado, el sistema pasa a ser denominado “sistema cerrado”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *