Aprende a planchar correctamente y en poco tiempo

Aprende a planchar correctamente y en poco tiempo

 

Gracias a la tecnología, aprender cómo hacer las cosas cada vez es más fácil y rápido. Por lo que incluso consultar un paso a paso o unos consejos para hacer algo es más útil de lo que piensas hasta para planchar. Si quieres un terminado profesional, perfeccionar lo que ya sabes, salir de un apuro o saber cómo hacerlo, estos trucos para planchar la ropa te ayudarán. Aplícalos no solo para un momento, sino para economizar tu dinero y tener más posibilidades de comprar prendas de telas específicas. Amplía tu guardarropa y tus habilidades y no dependas solo de un tintorería o un servicio de planchado.

Al tratarse de tejido, alisarlo igualmente depende de otros factores como su resistencia y su lavado. Parece que no tuviese nada que ver, pero si tu tela está bastante usada y su limpieza no es la adecuada la prenda de ropa puede arrugarse más. Por ello, para evitar planchar centrifuga al mínimo, pues mientras menos vueltas le des menos arrugas difíciles encontrarás en el camino. Lo cual te ahorrará tiempo y esfuerzo de más. Esto también es vital para que no planches ropa manchada porque puedes dejarla impregnada del sucio y luego te costará más eliminarlo o no conseguirás el acabado que buscas.

Después de eso, tiende bien la tela o coloca la ropa en una percha para que se estire o seque bien, ya que haciendo esto quedará más lisa. Revisa también que no la dejes más tiempo del recomendado en el tendedero puesto que quedará tiesa. Seguidamente, dobla la ropa al momento para evitar que se arrugue demasiado. Todos estos consejos puedes utilizarlos antes para evadir planchar o hacerlo en menor tiempo porque tienes menos por alisar, pero una vez tengas un número considerable prueba esto.

Prueba estos trucos de planchado

Lo primero es revisar la etiqueta de la ropa para conocer sus especificaciones y saber la temperatura que pueden soportar dependiendo de la tela. Así, sabrás cómo regularla y no quemar la ropa. Para lo cual te recomendamos un centro de planchado que tenga temperatura ajustable para que puedas alisar más tipos de tela.

A continuación, revisa la base de la plancha, asegúrate de que esté limpia para que el calor no adhiera ninguna mancha a la prenda. Si está sucia, coloca cera rallada entre dos telas y pasa la máquina caliente para que se deslice mejor. Luego, pasa la base sobre un paño limpio para eliminar los restos.

Otra alternativa para alisar tu ropa es utilizar el secador de pelo o las planchas verticales. El primero es una opción que te sacará de apuros si necesitas utilizar la prenda al momento y no te dio tiempo de planchar. Esto funcionará siempre y cuando las arrugas no sean tan grandes. Humedece un poco la arruga y pasa el secador hasta que se seque. Puedes hacerlo llevando puesta la ropa. La segunda es una facilidad para inexpertos, porque el vapor hará todo el trabajo y no tendrás que esforzarte demasiado.

Una vez tengas la tela colocada sobre la tabla, procede de la siguiente manera. En la ropa del hogar, comienza por lo detallas como los bordados, el encaje y los lazos y continúa alisando el resto. Para los pantalones, plancha primero la parte superior en la cintura, los bolsillos y las pretinas y baja hasta las perneras, pasando la plancha individualmente. Respecto a las camisas, alisa el cuello, pasa por los puños, las mangas y culmina en el cuerpo de la prenda.

Sin embargo, si las arrugas se resisten utiliza un paño sobre la tela para mantener más tiempo el calor sin quemarla. Si se marca la plancha en un pliegue, no te preocupes. Humedece el área con un rociador y vuelve a pasar vapor para que quede lisa.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*