Los ojales, un arte en la costura

Los ojales

Un ojal es el agujero que se le hace a la tela para pasar un botón, estos pueden realizarse a mano o en máquina de coser.

Cuando se utiliza la máquina, se pueden hacer usando el ojalador automático o el manual. No en todas las máquinas se pueden hacer los ojales en forma automática; solo lo permiten, aquellas que son de un modelo avanzado.

Es necesario reforzarlos para que no pierdan consistencia o se rasguen; lo mejor, es coser los bordes para que no se deshilachen. Por lo general, se realizan sobre un dobladillo de aproximadamente 3 centímetros de ancho.

También debes asegurarte que en tu máquina puedas hacer puntadas tipo zigzag y, debes tener un accesorio que te permitirá hacerlos manualmente.

Este accesorio lo instalas en el pie llamado prénsatelas, gradúas el largo de la puntada zigzag tupido y con respecto al ancho, inferior a 2 mm

Muchas máquinas de coser tienen el método de ojalador manual de cuatro tiempos, ya que es el más económico.

¿Cómo hacer un ojal a mano?

 

Por supuesto que hacer los ojales con máquina de coser es mucho más fácil que hacerlo a mano. Esto no quiere decir que sea complicado, pero si requiere de un poco más de atención.

¿Cómo hacer ojales a mano? Muy fácil, aquí te lo decimos:

  • En primer lugar, se debe localizar el punto donde se necesita que esté el ojal. Utiliza alfileres para que marcar el ancho del botón. Si este es muy alto, se deben dejar dos milímetros adicionales para que pase con facilidad.
  • Luego une los dos puntos con una línea recta y marca los límites con dos líneas perpendiculares.
  • Haz una presilla y un pespunte en alguno de los lados de la línea perpendicular que ya hiciste. Del lado contrario, debes hacer lo mismo.
  • Ahora dobla el ojal fijándote que coincidan los extremos, luego corta la línea con unas tijeras cortando toda la línea sin salirte de ella.
  • Alrededor de los bordes de la abertura, debes hacer un sobrehilado.
  • Ahora realiza una puntada de ojal en los extremos de la abertura.

¡Ya está listo el ojal! En un proceso totalmente a mano. Como puedes ver es un proceso súper fácil, solo debes ser un poco cuidadosa para que quede perfecto.

Puedes visitar planchadoycostura.es para más información.

El ojal también tiene su historia

El uso del botón se originó en Europa Occidental por el siglo XIII. Aquellas ropas grandes que usaban, comenzaron a sustituirse por otras un poco más ajustadas. Pero, el uso del cinturón ya era insuficiente pues solo con él no cerraban o se ajustaban las prendas. Comenzaron a utilizar alfileres, pero siempre se caían y se extraviaban; al mismo tiempo, dañaban las prendas delicadas. Entonces se comenzó a usar el botón.

A medida que pasaba el tiempo, se fueron perfeccionando los ojales y al mismo tiempo los botones, que prácticamente eran joyas. Ellos se convirtieron en unos accesorios que gustaba mucho lucirlos.

Si te fijas un poco en pinturas de los siglos pasados, el uso de los botones era casi una moda. Llegaron a ser de oro o plata, y algunos hasta llevaban piedras preciosas. Era algo muy decorativo.

Un detalle sobre el uso de los ojales es que en la ropa de los hombres ellos están del lado izquierdo y, en las mujeres del lado derecho. En el siglo XV donde los botones eran toda una moda, a las camareras que solían vestir a las mujeres ricas, les resultaba muy fácil cerrar los ojales de sus señoras cuando lograban sujetar el botón con la mano derec

Los ojales, un arte en la costura

12

Un ojal es el agujero que se le hace a la tela para pasar un botón, estos pueden realizarse a mano o en máquina de coser.

Cuando se utiliza la máquina, se pueden hacer usando el ojalador automático o el manual. No en todas las máquinas se pueden hacer los ojales en forma automática; solo lo permiten, aquellas que son de un modelo avanzado.

Es necesario reforzarlos para que no pierdan consistencia o se rasguen; lo mejor, es coser los bordes para que no se deshilachen. Por lo general, se realizan sobre un dobladillo de aproximadamente 3 centímetros de ancho.

También debes asegurarte que en tu máquina puedas hacer puntadas tipo zigzag y, debes tener un accesorio que te permitirá hacerlos manualmente.

Este accesorio lo instalas en el pie llamado prénsatelas, gradúas el largo de la puntada zigzag tupido y con respecto al ancho, inferior a 2 mm

Muchas máquinas de coser tienen el método de ojalador manual de cuatro tiempos, ya que es el más económico.

¿Cómo hacer un ojal a mano?

Por supuesto que hacer los ojales con máquina de coser es mucho más fácil que hacerlo a mano. Esto no quiere decir que sea complicado, pero si requiere de un poco más de atención.

¿Cómo hacer ojales a mano? Muy fácil, aquí te lo decimos:

  • En primer lugar, se debe localizar el punto donde se necesita que esté el ojal. Utiliza alfileres para que marcar el ancho del botón. Si este es muy alto, se deben dejar dos milímetros adicionales para que pase con facilidad.
  • Luego une los dos puntos con una línea recta y marca los límites con dos líneas perpendiculares.
  • Haz una presilla y un pespunte en alguno de los lados de la línea perpendicular que ya hiciste. Del lado contrario, debes hacer lo mismo.
  • Ahora dobla el ojal fijándote que coincidan los extremos, luego corta la línea con unas tijeras cortando toda la línea sin salirte de ella.
  • Alrededor de los bordes de la abertura, debes hacer un sobrehilado.
  • Ahora realiza una puntada de ojal en los extremos de la abertura.

¡Ya está listo el ojal! En un proceso totalmente a mano. Como puedes ver es un proceso súper fácil, solo debes ser un poco cuidadosa para que quede perfecto.

Puedes visitar planchadoycostura.es para más información.

El ojal también tiene su historia

El uso del botón se originó en Europa Occidental por el siglo XIII. Aquellas ropas grandes que usaban, comenzaron a sustituirse por otras un poco más ajustadas. Pero, el uso del cinturón ya era insuficiente pues solo con él no cerraban o se ajustaban las prendas. Comenzaron a utilizar alfileres, pero siempre se caían y se extraviaban; al mismo tiempo, dañaban las prendas delicadas. Entonces se comenzó a usar el botón.

A medida que pasaba el tiempo, se fueron perfeccionando los ojales y al mismo tiempo los botones, que prácticamente eran joyas. Ellos se convirtieron en unos accesorios que gustaba mucho lucirlos.

Si te fijas un poco en pinturas de los siglos pasados, el uso de los botones era casi una moda. Llegaron a ser de oro o plata, y algunos hasta llevaban piedras preciosas. Era algo muy decorativo.

Un detalle sobre el uso de los ojales es que en la ropa de los hombres ellos están del lado izquierdo y, en las mujeres del lado derecho. En el siglo XV donde los botones eran toda una moda, a las camareras que solían vestir a las mujeres ricas, les resultaba muy fácil cerrar los ojales de sus señoras cuando lograban sujetar el botón con la mano derec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *